Menu
Moniciones de la lectura litúrgica
Los Mosaicos de Rupnik
Textos fundamentales y Catequesis del Papa
Plan de Pastoral
Noticias de la Archidiócesis
Horarios Misa
Galería de Fotos
Actividades parroquiales
Despacho Parroquial
Responsables
Actividades
Correo
Noticias ACI Prensa
RECURSOS
Fotos

Debe tener habilitados los applets Java para ver las noticias de Zenit aqu.
datos que dan que pensar


OBRA DE LA INFANCIA MISIONERA

El domingo pasado celebramos la Jornada de la Infancia Misionera. Nuestro sacerdote, don Antonio, Delegado de Misiones de la diócesis hizo una impresionante homilía llena de datos estremecedores sobre la situación de la infancia en el mundo, y cómo nosotros podemos cooperar espiritual, material y con el servicio.

 

Durante ya 170 años, los mismos niños han  prestado ayuda a millones de niños de todo el mundo, para su alimentación, el vestido y la salud, para la protección de la vida y de la educación, y sobre todo, para su nacimiento, crecimiento y maduración en la fe y la vida cristiana.

Estos son algunos datos estremecedores que nos trasladaron en la Homilía del Día de la Infancia Misionera,

- EL HAMBRE. Con datos de 2008, la Obra Pontificia de Infancia Misionera, nos dice que 8 millones de niños (25.000 al día), mueren de hambre, la mitad de ellos (4 millones) muriendo en el primer año de vida. 500.000 madres han fallecido al dar a luz. 140.000.000 de niños sufren desnutrición (menores de 5 años), con peso insuficiente para su edad.

- SALUD. Sólo el 18% de los menores de 5 años que sufren neumonía, reciben antibióticos.

2 millones de menores de 14 años padecen Sida y 12 millones de niños están huérfanos por esa enfermedad.

- LA ESCLAVITUD INFANTIL. Por si no fueran poco explícitos estos datos, 150 millones de niños menores de 14 años sufren esclavitud laboral, 100 millones de ellos en Asia. El 20% de los ingresos familiares en Latinoamérica proceden del trabajo infantil.

No queremos abrumar en un solo artículo. Si os parece bien, seguiremos dando estos datos elocuentes en algún otro artículo.

Sólo esperamos una mayor conversión del corazón y una movilización de conciencias y brazos para trabajar

 

 
< Anterior   Siguiente >