Menu
Moniciones de la lectura litúrgica
Los Mosaicos de Rupnik
Textos fundamentales y Catequesis del Papa
Plan de Pastoral
Noticias de la Archidiócesis
Horarios Misa
Galería de Fotos
Actividades parroquiales
Despacho Parroquial
Responsables
Actividades
Correo
Noticias ACI Prensa
RECURSOS
Fotos

Debe tener habilitados los applets Java para ver las noticias de Zenit aqu.
Ideas sobre el Mosaico, por Javier Pérez Más

 

MOSAICO DE SANTA MARIA MADRE DE LA IGLESIA

El mosaico que hace de retablo del nuevo templo de Santa María Madre de la Iglesia (templo que fue inaugurado hace más de un año en el barrio de la Almozara, y que pertenece a la parroquia de Nuestra Señora del Rosario), ha sido realizado por el jesuita Marko Rupnik, con la colaboración de 14 jóvenes artistas de diferentes nacionalidades, y que tienen su sede en Roma, conocida como Centro Aletti.

El mosaico que ha realizado el P. Rupnik y su equipo de jóvenes artistas no es solamente una obra de arte de gran belleza, sino que busca ser principalmente un medio de transmitir la fe, en el contexto de la Nueva Evangelización.

Desde esta perspectiva, el mosaico del templo de Santa María Madre de la Iglesia, en el barrio de la Almozara (c/ Amsterdam, nº 1), es una autentica catequesis sobre la Iglesia, en cuyo origen María juega un papel de primer orden, al ser la Madre del Dios Encarnado, fuente de la Nueva Humanidad que forma la Iglesia.

El conjunto son 5 mosaicos que narran, desde el lenguaje del arte, la Historia de la Salvación: la Creación, el pecado original, y como mosaico central, Cristo-Sacerdote que muere en la Cruz asumiendo el pecado de la humanidad para transformarlo en Vida Nueva, la vida de los hijos de Dios. Y donde María, al pie de la Cruz, señala el costado de Cristo, de donde salió “sangre y agua” (símbolos de la Eucaristía y del Bautismo, sacramentos de donde nace la Iglesia), y queda representada como la Madre de esa Nueva Humanidad, Madre de la Iglesia.

En la capilla bautismal aparece el Bautismo de Jesús en el Jordán, sacramento por el que todos nosotros nos hacemos partícipes de esa Nueva Humanidad inaugurada en Cristo.

En la parte final, aparece un mosaico que representa la aparición de Cristo Resucitado a María Magdalena y la Eucaristía como alimento espiritual de la Nueva Humanidad.

 

 
< Anterior   Siguiente >