Menu
Sínodo de los Obispos
Los Mosaicos de Rupnik
Textos fundamentales y Catequesis del Papa
Plan de Pastoral
Noticias de la Archidiócesis
Horarios Misa
Galería de Fotos
Actividades parroquiales
Despacho Parroquial
Responsables
Actividades
Correo
Noticias ACI Prensa
RECURSOS
Fotos

Debe tener habilitados los applets Java para ver las noticias de Zenit aqu.
En verano Dios sigue pendiente de ti
 

 

 
 

 

 

Evangelio

según san Marcos (4,26-34):

En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: «El Reino de Dios se parece a lo que sucede cuando un hombre siembra la semilla en la tierra: que pasan las noches y los días, y sin que él sepa cómo, la semilla germina y crece; y la tierra, por sí sola, va produciendo el fruto: primero los tallos, luego las espigas y después los granos en las espigas. Y cuando ya están maduros los granos, el hombre echa mano de la hoz, pues ha llegado el tiempo de la cosecha.»
Les dijo también: «¿Con qué compararemos el Reino de Dios? ¿Con qué parábola lo podremos representar? Es como una semilla de mostaza que, cuando se siembra, es la más pequeña de las semillas; pero una vez sembrada, crece y se convierte en el mayor de los arbustos y echa ramas tan grandes, que los pájaros pueden anidar a su sombra.»

Y con otras muchas parábolas semejantes les estuvo exponiendo su mensaje, de acuerdo con lo que ellos podían entender. Y no les hablaba sino en parábolas; pero a sus discípulos les explicaba todo en privado.

Palabra del Señor
 
Comentario del Evangelio

Venerable Madeleine Delbrêl (1904-1964)

laica, misionera en la ciudad.

Comunidades según el Evangelio (Communautés selon l’Évangile, Seuil, 1973), trad. sc©evangelizo.org

El Reino de Dios es comparable a una semilla

Lo esencial de esta vida, su razón de ser y alegría, y en cuya ausencia todo parece vano, es el don de nosotros mismos a Dios, en Jesucristo. Es “ser en el mundo”, estar inmersos en el mundo, parcelas de la humanidad librada en todas sus fibras, ofrecida, desapropiada. Ser islas de morada divina. En Dios, asumir un lugar. Antes que nada, estar consagrados a su adoración. Dejar pesar sobre nosotros el misterio de la vida divina. En las tinieblas de la ignorancia universal, ser una toma de consciencia de Dios. Saber que ahí está el acto salvador por excelencia. Creer en el mundo, esperar por el mundo, amar para el mundo. Saber que, mismo sin una acción o expresión exterior, un minuto de vida cargada de fe posee un genio de valorización, de fuerza vital, que todos nuestros pobres gestos humanos no podrían reemplazar. El resto es un excedente, excedente necesario, pero necesario como una consecuencia. Ahí está la semilla, el germen. Si el germen existe, la planta de la vida evangélica crecerá. Al contrario, si ensayamos poner sobre la tierra todas las flores del Evangelio -compromiso, pobreza, humildad y lo demás- si lo ensayamos antes de haber sembrado la semilla, haríamos un jardín de flores cortadas que se marchitarán en dos días. Es gracias a Dios que amamos el mundo. Queremos darlo al Reino de los cielos. No serviría de nada esforzarnos, si rechazamos la fuerza transformadora del Reino, si rechazamos la venida de la gracia de Dios en nuestro ser.

 Leer el comentario del Evangelio todos los días de la semana  aquí

Salmo del Domingo ¡Siempre hay un motivo para darte las gracias Señor! (Salmo 92)

R/. Es bueno darte gracias, Señor

Es bueno dar gracias al Señor
y tocar para tu nombre, oh Altísimo,
proclamar por la mañana tu misericordia
y de noche tu fidelidad. R/.

El justo crecerá como una palmera,
se alzará como un cedro del Líbano;
plantado en la casa del Señor,
crecerá en los atrios de nuestro Dios. R/.

En la vejez seguirá dando fruto
y estará lozano y frondoso,
para proclamar que el Señor es justo,
que en mi Roca no existe la maldad. R/.

Reflexión

“Es bueno dar gracias al Señor” de la mañana a la noche, porque siempre hay un motivo para darle gracias por su misericordia y por su fidelidad. Dios contempla a todos los hombres, los conoce profundamente, no para actuar como un juez que condena, sino como un padre que mira a sus hijos para protegerlos, para salvarlos del mal y la opresión. La oración de acción de gracias del creyente no se dirige al vacío. Su destinatario no es algo, sino alguien muy concreto y cercano. A alguien que escucha su súplica y le responde con prontitud. El Señor irrumpe en nuestra vida para darnos una nueva fuerza que nos pone en pie y nos permite reanudar el camino. Su misericordia le mueve a perdonar siempre nuestros pecados. Dios es poderoso y tierno a la vez. Actúa con justicia pero su misericordia le lleva a no pagarnos de acuerdo a nuestras culpas.

La alabanza y la acción de gracias fluyen como un río de agua viva que riega toda la creación. ”El justo crecerá como una palmera, se alzará como un cedro del Líbano” dice el salmista, que sintoniza con el profeta Jeremías: “¡Bendito el hombre que confía en el Señor y en él tiene puesta su confianza! Él es como un árbol plantado al borde de las aguas, que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme cuando llega el calor y su follaje se mantiene frondoso; no se inquieta en un año de sequía y nunca deja de dar fruto.” En la lectura de hoy el profeta Ezequiel abunda en la misma idea de la acción de Dios sobre los hombres: “Todos los árboles silvestres sabrán que yo soy el Señor que humilla los árboles altos y ensalza los árboles humildes, que seca los árboles lozanos y hace florecer los árboles secos”. A diferencia de los malvados, el fiel está firmemente plantado en la casa del Señor, y hunde sus raíces en la solidez de Dios.

Concluye el salmo con una exhortación a los ancianos a proclamar su experiencia de vida de relación con Dios. Cuando se ha mantenido una comunicación firme y continua con el Señor, el anciano descubre cómo al final de la vida, las cosas que le han apartado de Dios se marchitan y revelan su falsedad, han sido un espejismo de placeres e ilusiones que no le han traído cuenta. En la vejez,  Dios hace de ti un hombre nuevo, con la misión de dar testimonio de esperanza a pesar del peso de los años, como afirma el apóstol Pablo: “Aunque nuestro hombre exterior vaya perdiendo, nuestro hombre interior se renueva de día en día” (2 Corintios 4,16) En eso consiste la juventud del espíritu. La calidad de vida se mide por el amor y la esperanza y no por los años cumplidos.

¡Alabado sea el Señor y benditos sean los que creen en sus obras!



AVISOS MISAS DOMINGO 16 DE JUNIO

·        GRACIAS POR LOS 901 € DE COLECTA DE LA SEMANA PASADA, LA RAMPA HA COSTADO UNOS 7.000 €.

·        ESTA SEMANA COMENZAMOS LAS FIESTAS DEL BARRIO EN HONOR A SAN JUAN BAUTISTA, CON CONCIERTO A CARGO DEL CORO ALJAFERIA EL VIERNES 21 A LAS 20:30 ·        REZAD POR EL CAMPAMENTO DE LOS SCOUTS DEL 30 AL 14 DE JULIO EN LA MURIA.

·        ESTE DOMINGO ES LA ÚLTIMA REUNIÓN DE ORACIÓN POR LOS ENFERMOS DE PASTORAL DE LA SALUD DE NUESTRA VICARIA A LAS 18 H. EN S PEDRO ARBUES.

PODÉIS LEER LA HOJA DIOCESANA EN EL ARCHIVO ADJUNTO O ESTE ENLACE https://app.box.com/s/xyxu4fxrcsgok6selbv2vy2f7zofypi0


 

 



 

 

 

New layer...
 
Siguiente >