Menu
Moniciones de la lectura litúrgica
Los Mosaicos de Rupnik
Textos fundamentales y Catequesis del Papa
Plan de Pastoral
Noticias de la Archidiócesis
Horarios Misa
Galería de Fotos
Actividades parroquiales
Despacho Parroquial
Responsables
Actividades
Correo
Noticias ACI Prensa
RECURSOS
Fotos

Debe tener habilitados los applets Java para ver las noticias de Zenit aqu.
Jornada del Apostolado Seglar, por Santiago Aparicio
 

 EL ANUNCIO IMPLÍCITO Y EXPLÍCITO: TESTIMONIO DE VIDA DE LOS SEGLARES

(Propuesta de Homilía para la Eucaristía de Pentecostés, día de la Acción Católica y del apostolado Seglar, de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar de la Conferencia Episcopal) 

La Iglesia entera escucha este día el mensaje de Jesucristo: “Así os envío yo”, y se siente protagonista en el anuncio del Evangelio. La Iglesia existe para evangelizar. Es su origen y meta, su camino y su acción. Nada ni nadie en la comunidad eclesial queda al margen de este mandato del Señor. Evangelizar supone llevar “la Buena Nueva a todos los ambientes de la humanidad y, con su influjo, transformar desde dentro, renovar a la misma humanidad” (EN).

La Iglesia realiza este anuncio con palabras que anuncian la Palabra, pero también con signos que edifican el Reino. “Se trata de convertir al mismo tiempo la conciencia personal y colectiva de los hombres, la actividad en la que ellos están comprometidos, su vida y ambiente concretos”(EN).

En este día de Pentecostés queremos contemplar las huellas de Dios que recorren la historia de la humanidad. Son huellas marcadas por testigos del Evangelio. Son las huellas de los primeros discípulos que, aún temerosos, escucharon el envío de Jesús. Las huellas de Pablo, que rompió muros y fronteras para hacer llegar el Evangelio a todo el mundoconocido. Las huellas de una infinidad de testigos que, a lo largo de dos milenios, han empapado lugares y culturas del mensaje del Evangelio.Hoy seguimos descubriendo tus huellas en tantas y tantos cristianos que siguen anunciando a Jesucristo de una forma nueva, “nueva en su ardor, en sus métodos, en su expresión”.

Reconocemos tus huellas en cristianos laicos que trabajan comprometidos por la justicia en el mundo, que son testimonio de paz en lugares donde reina la violencia, que viven desde una perspectiva ecológica y sostenible, que fomentan una cultura de la solidaridad y que apuestanpor un mundo nuevo. Son rumor de Dios en nuestro mundo y nuestro entorno.

Como dice el mensaje al Pueblo de Dios del reciente Sínodo de laPalabra, en estas situaciones descubrimos “una presencia divina… que, mediante la acción del Señor de la historia, se inserta en un plan más elevado de salvación, para que ‘todos los hombres se salven y lleguen alconocimiento pleno de la verdad’” (Mensaje del Sínodo 2).

 
 

Hay otras huellas ante las que sólo hay que abrir los oídos para escuchar el mensaje de salvación anunciado y “explicitado por un anuncio claro e inequívoco del Señor Jesús”(EN). Nuestra cultura sigue esperando anuncios de vida, palabras de sentido y modelos de existencia. Los cristianos tenemos un tesoro que compartir y ofrecer: es Jesucristo y su Palabra. No podemos permanecer en silencio ni encerrar el Evangelio.

“El cristiano da testimonio de su esperanza…’con delicadeza y respeto, y con tranquilidad de conciencia” (Sínodo 7) aunque preparado para sufrir incomprensión. Hoy más que nunca son necesarios testigos que, como san Pablo, refrenden con la propia vida el mensaje que anuncian. “La Palabra es viva y eficaz” (Hb 4, 12), así lo contemplamos y celebramos en lavida de tantos mensajeros que anuncian el Evangelio y son los primeros transformados por la Palabra que viven.

Todo el Pueblo de Dios, laicos, religiosos y sacerdotes, somos necesarios y todos somos protagonistas en el anuncio del Evangelio y en la edificación del Reino. Los distintos dones y carismas son “para el biencomún”, nunca para el beneficio individual. En la Iglesia reconocemos gran diversidad de ministerios que, como “miembros del cuerpo”, hacen posible esta misión. Todos estamos necesitados de los demás y preocupadosde los otros. Sólo así la Iglesia será “casa de la Palabra” que anuncieel Evangelio, celebre la Eucaristía, sea espacio de oración y encuentrocomunitario. En definitiva, ni una estéril uniformidad, ni una dispersión indiscriminada serán signo del Evangelio en la actualidad.

A los discípulos de Jesús los encontramos reunidos, unas veces temerosos, otras en oración, no es extraño encontrarlos en grupo anunciando el Evangelio, pero siempre están con el respaldo de una comunidad que alienta el compromiso misionero. Hoy las circunstancias han cambiado,“los caminos que se abren frente a nosotros, hoy, no son únicamente los que recorrió san Pablo o los primeros evangelizadores” (Sínodo 10). El momento actual requiere evangelizadores activos que lleven el mensaje a todos los rincones de la sociedad y de la cultura. Si cada uno vamos por libre, poco tenemos que hacer. Solos no podemos. Necesitamos establecer redes, asociarnos, crear comunidades en las que compartamos la vida y la misión. Sólo así será posible un anuncio eficaz.

Comunidadescristianas que sean espacio de crecimiento en la fe, que sean lugar de formación y encuentro gozoso, que sean acicate para desarrollar acciones transformadoras, comunidades que alienten el anuncio explícito de Jesucristo y que sean parte activa y comprometida de este gran edificio de piedras vivas que es la Iglesia.

La Acción Católica es expresión de este modo de ser asociado y comunitario que vive como propia la misión de la Iglesia, la evangelización; donde todos los miembros se sienten parte activa y viven su fe en comunión con toda la Iglesia y sus pastores. Los movimientos de Acción Católica son expresión y testimonio del Evangelio en todos los ambientesy sectores, están llevando el mensaje de Jesucristo y se sienten en comunión con todo el Pueblo de Dios.La Iglesia que peregrina en España necesita de cristianos laicos quecon obras y palabras anuncien el Evangelio, necesita de la Acción Católica y otras asociaciones que lo lleven a todos los rincones de la sociedad, y necesita renovar, como siempre, el ardor, los métodos y la expresión para que la Palabra llegue a los hombres y mujeres de hoy. En esta fiesta de Pentecostés, fiesta del Espíritu y de la Iglesia, sabemos y celebramos que “el cristiano tiene la misión de anunciar esta Palabra divina de esperanza, compartiéndola con los pobres y los que sufren, mediante el testimonio de su fe en el Reino de verdad y vida, de santidady gracia, de justicia, de amor y paz, mediante la cercanía amorosa queno juzga ni condena, sino que sostiene, ilumina, conforta y perdona” (Sínodo 13). Contamos con la bendición de Dios. Él cuenta con nuestro compromiso.             

Santiago Aparicio

 
 
< Anterior   Siguiente >