Menu
Moniciones de la lectura litúrgica
Los Mosaicos de Rupnik
Textos fundamentales y Catequesis del Papa
Plan de Pastoral
Noticias de la Archidiócesis
Horarios Misa
Galería de Fotos
Actividades parroquiales
Despacho Parroquial
Responsables
Actividades
Correo
Noticias ACI Prensa
RECURSOS
Fotos

Debe tener habilitados los applets Java para ver las noticias de Zenit aqu.
HISTORIA DE UN SUEÑO HECHO REALIDAD: UN MILAGRO DE LA VIRGEN DE LOURDES

 

  

HISTORIA DE UN SUEÑO HECHO REALIDAD: UN MILAGRO DE LA VIRGEN DE LOURDES

 

Todo comienza en septiembre de 2008, en el Santuario de la Virgen de Lourdes. El Papa Benedicto XVI, con motivo del 150 aniversario de las apariciones de la Virgen en Lourdes, va a celebrar la Misa en la explanada que hay delante de la Basílica de Nuestra Señora del Rosario.

Una hora antes de comenzar la Misa, por motivos de seguridad, los sacerdotes que van a concelebrar tienen que estar ya en su sitio, revestidos para la celebración. Entre estos sacerdotes nos encontramos un grupito de la diócesis de Zaragoza, y ahí estamos Daniel Granada y Javier Pérez Mas, quienes en ese momento estábamos como párrocos de la parroquia del Rosario, y teníamos que afrontar la construcción del nuevo templo de Santa María Madre de la Iglesia.

            Desde nuestro sitio se contemplaban los mosaicos que Rupnik había hecho en la fachada de la basílica, representando los misterios luminosos del Rosario. Comentando su belleza, y el sueño que supondría poder tener un retablo de ese estilo en la nueva Iglesia que nos disponíamos a construir en la Almozara, de repente, entre los varios miles de sacerdotes que estábamos allí esperando a que llegara la hora de iniciar la Misa, un sacerdote que estaba justo delante de nosotros, se vuelve y nos dice en italiano: “¿les gusta?” ¡Era Marko Rupnik!

            En la hora que aún quedaba para el comienzo de la Misa, estuvimos contándole nuestro proyecto del nuevo templo, y él nos habló del “Centro Aletti”, que es el taller de arte que creó en Roma, donde forma a los jóvenes artistas cristianos en el arte del mosaico. Le proponemos la posibilidad de elaborar nuestro retablo, pero él rechaza la invitación, ya que tiene una lista de encargos para 5 años, y en lugares muy significativos e importantes del mundo, con lo que no puede comprometerse a un nuevo trabajo.

Ahí quedó el asunto. Pero Daniel Granada, que por entonces tenía que hacer viajes periódicos a Roma para finalizar su tesis doctoral, fue a visitarlo al centro Aletti en varias ocasiones. Su persistencia dio fruto. En 2009, Rupnik tiene que venir a España con su equipo de trabajo, para iniciar el mosaico en la capilla de la universidad San Pablo CEU, en Madrid. En ese momento, el esqueleto de la Iglesia de Santa Maríaestaba ya terminado, se podía ver cuál iba a ser la forma final de la Iglesia. Rupnik, que debía pasar por Zaragoza en su viaje en carretera hacia Madrid, acepta hacer parada en Zaragoza para ver la Iglesia y tomar una decisión.

En esta visita, Rupnik queda satisfecho de la arquitectura de la Iglesia, y ve que puede encajar muy bien un mosaico suyo. Y, como él mismo dirá posteriormente, “el ver que se cree en mi arte es una razón de mucho peso para trabajar en un lugar. Y aquí, en Zaragoza, me habéis demostrado que se aprecia mi trabajo”. Se ganó el sí de Rupnik por el corazón, ayudó la belleza arquitectónica del nuevo templo, y ayudó también la extraordinaria acogida que se le realizó a su equipo: se les preparó en los salones parroquiales del Rosario una estupenda comida: paella, carne a la brasa, con morcilla y longaniza de la tierra, y un buen vino del Somontano. Con broma, sus jóvenes artistas le dijeron: “Padre Rupnik, hay que venir a Zaragoza, aquí se come muy bien…y el vino aún es mejor”. A parte de la anécdota, Rupnik siempre valoró esta acogida tan cálida y tan sabrosa…y así lo dijo en la homilía de la inauguración.

            En 2009 nos dice que sí, pero no se compromete a cuándo lo hará, tiene una larga lista de espera de mosaicos pendientes en todo el mundo. Al aceptar el encargo, él nos invita a Daniel y a mí a viajar a Roma, a comer a su casa, y juntos elaborar el proyecto de contenido teológico y catequético del mosaico.

            En mayo de 2010 se inaugura el nuevo templo de Santa María Madre de la Iglesia. Y como no podía estar hecho para entonces el mosaico, le pedimos que nos deje hacer una reproducción fotográfica en tela de uno de sus Cristos, que hará de retablo hasta que pueda elaborar el mosaico. Nos deja reproducir el Cristo que hace para la Basílica del Padre Pío, en San Giovanni Rotondo (Italia).

            En junio de 2011 viajamos Daniel y yo a Madrid, a vernos con Rupnik. Está terminando la capilla del Santísimo de la catedral de la Almudena. El motivo del viaje es que se ha conseguido una subvención de 100.000 euros de la IberCaja para financiar el proyecto del retablo, y ésta se vence en diciembre de 2011. Le planteamos que si no se ejecuta antes de esa fecha, la subvención se pierde. Ante esta situación, Rupnik accede a adelantar su trabajo.

El 10 de diciembre de 2011 llega a Zaragoza con su equipo de 14 jóvenes artistas del centro Aletti, para realizar el mosaico, que quedará terminado el sábado 17 de diciembre. Han trabajado durante 8 días, jornadas de 11 horas de trabajo. Y las piezas de rostros, manos, cuerpos (las más figurativas), las han traído ya elaboradas desde Roma, en piezas sueltas que luego han colocado rápidamente como un puzzle.

 

Trabajos de realización del mosaico

 

Terminado el mosaico, se celebra una Misa de acción de gracias, en la que Marko Rupnik hace la homilía[1], y donde presenta las claves espirituales de su mosaico.

 

          

   Equipo de jóvenes artistas presentados por Rupnik                     Misa de Acción de Gracias

 

Habrá que esperar al sábado 4 de febrero de 2012, a las 12h, para hacer la inauguración oficial y la bendición del nuevo retablo por parte del arzobispo de la diócesis, D. Manuel Ureña.

 

 

 

 



[1] La Homilía de Rupnik en esta Misa de Acción de gracias y algunas fotos de la Misa están archivadas en la carpeta del ordenador donde están los diferentes textos sobre el retablo.

 
< Anterior   Siguiente >